Este viernes inició la audiencia en los tribunales de Cartago para determinar si el si el caso de asesinato de Allison Bonilla iría a juicio.

El abogado de la familia, encargado de que se haga justicia, Rodrigo Araya, con firmeza expresó que «Haremos que le caiga todo el peso de la ley».

«Tenemos la esperanza de que esto sea así, tanto la parte acusadora, nosotros como querellantes y actores civiles, para que dentro de este plazo de cuatro meses hagamos el juicio y obtengamos justicia, que caiga todo el peso de la ley contra este sujeto», agregó.

El Juzgado Penal de Cartago, aceptó la solicitud del Ministerio Público para llevar a juicio al sospechoso de asesinar a la jóven. El hombre de apellido Sánchez Ureña deberá testificar ante la ley todo lo ocurrido cuando llegue el momento de manera oral y pública.

Rodrigo Araya también externó con optimismo la manera en que la jueza tomó en consideración todos los hechos.

«Se indicó, por parte de la jueza, que efectivamente existían todos los elementos probatorios para tener la probabilidad necesaria contra este sujeto, alias Sukia, de tenerlo como el responsable de este homicidio», dijo Rodrigo Araya, abogado de la familia de la joven.

El vecino de Ujarrás de 28 años, inicialmente había confesado realizar el crimen el mismo día de su desaparición, pero luego cambió la versión de los hechos y se declaró inocente.

En su primera declaración confesó haberla raptado cuando la jóven se dirigía a su casa, de ahí se dirigió a una finca y abusó de ella sexual y físicamente, golpeándola hasta la muerte.

Finalmente, le indicó a las autoridades que había tirado su cuerpo a un botadero clandestino, donde después de varias semanas de una búsqueda ardua, se ubicaron sus restos.

El hombre permanecerá como hasta ahora, 4 meses más en prisión preventiva, mientras llega el esperado momento del juicio.