• Taller finalizó recientemente y reunió a profesionales nacionales e internacionales en diversas áreas que buscan ejecutar una serie de recomendaciones técnicas para la atención de esta estructura histórica.

 

  • Montículo presenta distintos grados de deterioro causados por el proceso natural, abandono de la población indígena, uso de suelo como finca ganadera y alteraciones producto de saqueo.

 

Turrialba, Cartago. Con el objetivo de restaurar y preservar el montículo principal del Monumento Nacional Guayabo, la Comisión Interinstitucional Asesora para la Conservación y Restauración del Monumento Nacional Guayabo (CAI), realizó un taller recientemente que reunió a expertos nacionales e internacionales de diferentes disciplinas.

 

El propósito es recopilar información estratégica sobre el sitio, que permita la emisión de recomendaciones de estudios técnicos y de metodologías de análisis que puedan ser aplicadas en el planteamiento del plan de restauración de esta estructura histórica.

 

El Monumento Nacional Guayabo fue un importante asentamiento del caribe costarricense, su ocupación abarcó desde el 1000 A.C. hasta el 1450 D.C. Actualmente, es un importante sitio de investigación científica y uno de los puntos de atracción de turistas nacionales y extranjeros más representativos en el cantón de Turrialba.

 

A la cita acudieron un total de 45 profesionales en áreas de la Geotecnia, Geofísica, Geología, Hidrología, Hidrogeología, Ingeniería Civil, Arquitectura, Topografía, Geografía, Biología, Ingeniera Forestal, Arqueología, Antropología, Restauración, Museología y Derecho, lo cual permite analizar desde diferentes perspectivas las necesidades y problemas a contemplar en el futuro plan de restauración.

 

Para la actividad, se presentó un video que registra por primera vez las principales características y problemáticas de la totalidad de sectores del Montículo Central, integrando tecnología de escaneo 3D y tomas aéreas mediante vuelos de drones.

 

Plan de restauración. Una vez concluido el taller, la CAI analizará los resultados y definirá una serie de recomendaciones técnicas necesarias a contemplar durante la definición del Plan de Restauración del Montículo Principal del Monumento Nacional Guayabo. Éste deberá ser atendido por las instituciones y entidades responsables de la conservación del patrimonio cultural, arqueológico y ambiental costarricense.

 

En el proceso participarán el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura y Juventud, además de organizaciones privadas como el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios de Costa Rica (ICOMOS) y profesionales consultores con amplia experiencia en investigación en el Monumento Nacional Guayabo. También, entidades como los institutos Costarricense de Electricidad (ICE) y Costarricense de Turismo (ICT), el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales, la Escuela de Ingeniería Civil y la Escuela de Antropología de la Universidad de Costa Rica (UCR), el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), los departamentos de Antropología e Historia y de Protección del Patrimonio Cultural del Museo Nacional de Costa Rica.

 

A nivel internacional se contó con la participación de las expertas Yareli Jáidar Benavides, restauradora y profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México, e Isabel Medina González, conservadora, arqueóloga y gestora de Patrimonio de la ENCR y M-INAH, quien ha colaborado como asesora del Programa de Conservación de los Asentamientos Cacicales Diquís del Museo Nacional de Costa Rica.

 

La CAI está integrada por representantes del SINAC, el Ministerio del Ambiente y Energía, el Ministerio de Cultura y Juventud, el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural, el Museo Nacional de Costa Rica, el ICT y el ICOMOS.

 

Principales problemas. El montículo fue establecido mediante técnicas constructivas de mampostería sin uso de cementantes, esto quiere decir que se hace uso de rocas seleccionadas de manera cuidadosa y colocadas adecuadamente con base al diseño y los elementos arquitectónicos planificados para la estructura.

 

Esta estructura es una de las de mayor dimensión hasta ahora reportadas en el sitio, posee aproximadamente 30 metros de diámetro y casi 3 metros de altura.

 

Actualmente, posee distintos grados de deterioro asociado a diferentes factores que afectan su afectan la estabilidad estructural del montículo, la mayoría de ellos causados por el proceso natural de deterioro del sitio como resultado del abandono de la población indígena que residió durante el periodo precolombino, el uso de suelo como finca ganadera a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, y alteraciones producto de pozos de saqueo previos a su declaratoria como Monumento Nacional y área de conservación.

 

Estos factores han incidido en que algunos sectores de la estructura presenten actualmente una pérdida del relleno constructivo, procesos de erosión en sus muros, así como desplazamiento, colapso y faltantes de rocas del sistema constructivo original.