• Título es el primero en su tipo en Centroamérica y busca promover el aprendizaje de nuevos conocimientos y habilidades.

 

  • Plan de estudios de dos años abordó el manejo y conservación de las áreas protegidas y los recursos naturales.

 

  • Este año se graduó la tercera generación del programa que inició en 2015.

 

San José. Con el objetivo de fortalecer el entrenamiento formal y profesionalización de los guardaparques, la Universidad Nacional (UNA) y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC-MINAE), y con el apoyo de la Asociación ProParques, se creó el diplomado en Conservación y Manejo de Áreas Protegidas para Guardaparques “Álvaro Ugalde Víquez”.

 

El programa inició el 01 de marzo de 2015 y ha logrado la formación y graduación de 67 fguardaparques, divididos en 29 en la primera generación, 19 en la segunda y la tercera generación que inició en enero de 2019 y finalizó recientemente con 19 graduados.

 

“Hoy celebramos el final de la tercera generación de funcionarios que, por un periodo de dos años, adquirieron los conocimientos, destrezas y actitudes que contribuyan al mejor desempeño en sus labores cotidianas, así como mejorar el recurso humano calificado para desempeñarse en las áreas protegidas y atender las necesidades de una sociedad y factores ambientales cambiantes”, comentó el director ejecutivo del SINAC, Rafael Gutiérrez.

 

Este diplomado, el primero en Centroamérica en su tipo, y promueve en las personas guardaparques, el aprendizaje de conocimientos y habilidades prácticas, que les permita desempeñarse satisfactoriamente en un área protegida y las zonas inmediatas para resguardar los recursos naturales y culturales de éste.

 

Además, de esta profesionalización, busca proteger su integridad física y brindar ayuda a visitantes que hayan sufrido pérdida o accidentes en esos espacios.

 

La ministra de Ambiente y Energía, Andrea Meza, señaló que esta iniciativa académica permite formar actores involucrados para intervenir en las distintas categorías de prevención y protección de nuestra riqueza natural en riesgo, “y contribuir a enfrentar el desafío que significa, la preservación de los recursos naturales y el desarrollo social y económico de nuestro país”, dijo.

 

“Es prioritaria la capacitación de nuestro personal, elevando su nivel profesional y de conocimientos técnicos, para atender la complejidad creciente que ofrecen la conservación de nuestros variados recursos naturales. Al mejorar las destrezas de nuestros funcionarios, se mejora también su calidad de vida, al existir un reconocimiento económico producto de su esfuerzo académico”, agregó.

 

Por su parte, Catalina Quesada, quien concluyó este año los estudios afirmó: “Soy de la Tercera Generación y estoy muy feliz y orgullosa de haberme graduado. Hace algunos años participe en varias oportunidades para titularme en Argentina como guardaparques, pero no se concretó. Entiendo ahora, que Dios ya me tenía reservado el espacio aquí en mi país y aún mucho mejor, porque es reconocido por el Servicio Civil. Ser guardaparques es la más bella profesión que pude haberme imaginado para realizarme en la vida y sentirme exitosa. Cada día amo más mi trabajo y soy feliz con lo que hago”, comentó

 

El plan de estudios del citado Diplomado de Conservación y Manejo de Áreas Protegidas se divide en 6 trimestres, teniendo una duración de 2 años, en donde se aborda el manejo y conservación de las áreas protegidas y los recursos naturales; tanto los que se encuentran dentro de las áreas, como los que se encuentran en el entorno cercano y/o regional- global.

 

Dentro del convenio que el SINAC firmó con la Universidad Nacional y ProParques, se establecen montos de cooperación. En el caso de ProParques, es un apoyo financiero que se brinda a la UNA y es administrado por FUNDAUNA. En el caso de SINAC, se brinda un apoyo económico en forma de beca a cada estudiante y el permiso en tiempo laboral que se otorga a los funcionarios para que asistan a los módulos presenciales.